Skip to main content
PersonalSalud

La nueva batalla de Luis María Di Filippo

By 7 junio, 2014junio 17th, 20152 Comments

Luis María Di Filippo, ese hombre especial y ejemplar descripto en esta nota en este blog, atraviesa una nueva batalla en esta tierra, quizás la más difícil de su vida.

Luis María, de 50 años de edad, se desvaneció el 1 de mayo en Puerto Madryn, la ciudad chubutense donde vive junto a su esposa Marcela y la mayoría de sus siete hijos, por una arritmia cardíaca severa, que al principio se confundió con un accidente cerebro vascular (ACV).

El panorama, grave de por sí, era y es aún más complicado por una válvula cardíaca que le implantaron en 2001 a Luis, un paciente anticoagulado.

Los médicos le encontraron el corazón muy deteriorado y resolvieron la colocación urgente de un marcapasos.

Luis fue trasladado a la ciudad de Rawson, 75 km al sur de Puerto Madryn, donde el 7 de mayo fue operado para implantarle el marcapasos.

El 14 de mayo, Luis dictó el siguiente mensaje a uno de sus hijos, quien lo publicó en el perfil de su padre en Facebook:

«Medio abollado, descalibrado, casi en desequilibrio, vuelvo al ruedo, por todos los que me conocen y me quieren. Ésta no es mi última pelea, tengo más corteza para resistir, y más hilo que ovillar. Gracias por todas sus oraciones, los quiero mucho a todos…»

La arritmia cardíaca le produjo una isquemia cerebral que le dejó una parálisis del lado izquierdo del cuerpo, y problemas en la visión y el habla.

El 21 de mayo se le realizó una tomografía con contraste, que descubrió un coágulo muy pequeño sobre el lado izquierdo del cerebro. De acuerdo a lo expresado por los médicos a sus parientes y amigos, hay una zona del cerebro que se dañó, por lo que otras neuronas deben aprender lo que hacían las que ya no funcionan.

Al momento de publicar esta nota, Luis estaba en tratamiento con fonoaudiología y kinesiología, asistido por Marcela, la increíble esposa y compañera que Dios le regaló.

Luis María Di Filippo y su familia.

Luis María Di Filippo (cuarto desde la derecha) y su familia. A la izquierda de Luis, de negro, su esposa Marcela.

Como dijo un amigo mío y en común con Luis, Pablo Bedrossian, «lo más importante es tener paciencia, poner todo y sobre todo darle mucho aliento y afecto a Luis en otro momento clave de su vida».

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

2 Comments

  • Luis es una inspiración constante para todos. Superó dificultades enormes en la vida y tiene muchos logros sin perder jamás la humildad. Es un ejemplo de padre y de persona. Lo defino como un gladiador urbano. Espero que se recupere pronto porque sus amigos lo necesitamos.

  • LILIANA dice:

    ORAMOS AL DIOS TODOPODEROSO POR LA VIDA DE LUIS !!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: