Un Boeing con sabor chino

La experiencia de viajar a China comienza en el propio vuelo que lleva al país más poblado del mundo.

En mi caso, fue entre el 9 y el 10 de abril de 2016, cuando viajé en un Boeing 777-39L(ER) de Air China desde el aeropuerto alemán de Frankfurt a Beijing, la capital del tercer país más grande del planeta.

Por ejemplo, el video de seguridad que se emite antes del despegue está protagonizado por un simpático oso panda.

Al ser un vuelo procedente de Alemania, los subtítulos estaban en inglés y en alemán, aunque la versión en audio era sólo en inglés, además del chino, por supuesto.

Una particularidad de este avión y de los otros que tomé en China: la presencia de apoya pies, algo endebles…

La caja de electricidad con la cubierta plástica rota, sumamente incómoda para un vuelo de casi nueve horas…

En el vuelo, las gentiles, esbeltas y altas azafatas, que hablaban un inglés sencillo, sirvieron dos cenas…

Sí, una se sirvió cuando caía el sol sobre Rusia, unas tres horas después del despegue, y la otra, a las 3.30 de la madrugada, hora de Beijing, un par de horas antes de arribar a la capital china… No hubo servicio de desayuno…

En ambas cenas, el prólogo fue un vaso de té verde, aunque también se ofrece café.

El té verde y el arroz blanco estuvieron casi omnipresentes en todos los viajes por China.

Carne (vacuna o de pollo) o pasta, parecen que son las opciones gastronómicas universales en las clases económicas de las aerolíneas, llámense American Airlines, TAM o Air China…

Luego de la última cena, en medio de la segunda noche consecutiva a bordo de un avión y sin poder conciliarme un poco con el sueño, me dediqué a seguir la aproximación al aeropuerto a Beijing.

Mientras tanto, mis oídos ya se habían acostumbrado a escuchar una palabra en chino que terminaba todos los mensaje emitidos través del sistema de audio del avión.

Se trataba de «xie xie«, la manera más común de decir «gracias» en chino, especialmente en chino mandarín.

El chino mandarín se habla principalmente en el norte y sur de China. Tiene más parlantes nativos que otras formas de chino.

Xie no tiene una traducción directa al español, pero al decir xie xie, significa «gracias».

La pronunciación de xie xie es shye-shye. El primer xie comienza alto y baja al final.

El segundo xie tiene un tono neutral, se dice suavemente y sin énfasis.

Los caracteres tradicionales chinos para xie xie son 谢谢.

No te creas que aprendí chino mandarín, es un idioma complejo y que requiere mucha práctica. Y no pasé de este módico y básico «gracias»…

Deja un comentario