Skip to main content

La crisis mundial generada por la pandemia del nuevo coronavirus, el SARS-Cov-2, que genera la enfermedad Covid-19, puso de relieve la importancia de crear equipos de trabajo distribuidos, para superar las restricciones de circulación y situaciones de aislamiento y cuarentena.

La empresa Owl Labs realizó una encuesta a 1239 empleados de tiempo completo en los Estados Unidos para comprender qué tan preparadas están las empresas en caso de que se requiera que todos sus trabajadores trabajen desde casa.

El estudio encontró que el 66% de las personas piensan que su compañía está algo preparada, pero el 34% restante de los encuestados piensa que su empresa no lo está.

Desde Practia Argentina, una empresa que brinda servicios de consultoría de negocios, gestión de proyectos, calidad, tecnología y desarrollo y robótica, Agustina Guerreiro, socia de negocios de recursos humanos de esta compañía, señaló sobre este tema que «los obstáculos van desde cuestiones meramente técnicas, que las empresas sienten que no están preparadas, hasta aspectos culturales”.

“Las iniciativas para crear equipos distribuidos van desde la inducción con el líder para transmitir buenas prácticas corporativas hasta una cuidadosa selección de los potenciales miembros identificando competencias de autonomía, autodisciplina, habilidades de comunicación y trabajo en equipo”, explicó Guerreiro, en un comunicado de prensa que me envió la empresa.

Los equipos distribuidos se caracterizan por los siguientes atributos, según describió Practia:

  • Propósito: sus miembros están concentrados, satisfechos y alineados a la hora de lograr sus objetivos.
  • Identidad colectiva: se fomenta el sentido de pertenencia y los componentes trabajan juntos como una unidad.
  • Conciencia e inclusión: se valora la perspectiva de cada uno de los integrantes.
  • Confianza y vulnerabilidad: se fomenta la toma de riesgos interpersonales.
  • Comunicación cara a cara a través de la computadora: las videoconferencias suman cuando todos los integrantes abren sus cámaras y conversan viéndose los rostros. Esto suma también a la identidad del grupo.

“Suele ocurrir que por necesidades puntuales y por las características propias de la vida digital, muchas veces se crean equipos virtuales, pero no de manera planificada”, agregó Guerreiro.

“Por eso, en muchos casos lo único que hace falta es producir las decisiones orgánicas para que la implementación del teletrabajo en la empresa sea consciente, sistemática y organizada: una vez que se instala el mindset, la gestión de equipos es más efectiva y las fronteras físicas dejan de ser un obstáculo”, concluyó.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

One Comment

  • Guadalupe Sánchez Roldan dice:

    La crisis mundial generada por la pandemia del nuevo coronavirus, Covid-19, puso de relieve la importancia de crear equipos de trabajo distribuidos, para superar las restricciones de circulación y situaciones de aislamiento y cuarentena.
    Propósito: sus miembros están concentrados, satisfechos y alineados a la hora de lograr sus objetivos.
    Conciencia e inclusión: se valora la perspectiva de cada uno de los integrantes.
    Lo cual se forma como una genial idea!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: