Natalia Zuazo y sus novedades del año viejo 2020

Anuncios
Las siguientes respuestas forman parte de la encuesta “Las novedades del año viejo 2020”. Más información sobre esta encuesta aquí.

Expresiones artísticas, películas, libros, música, teatro, televisión

Fue un año de buenas series: Succesion, Mrs America, The Loudest Voice, Patria, Little Fires Everywhere, The Crown, The Split. Otras que habían quedado de 2019: The Capture, The Morning Show, On becoming God in Central Florida. Después, con el redescubrimiento de Borgen, fue buena excusa para otras nórdicas: Bron/Broen, Occupied. Y siempre me gustan otras del norte como Marcella, Collateral, Undercover.

El mejor libro que leí este año fue al principio de 2020: Desierto Sonoro, de Valeria Luiselli. Un libro transformador que siempre recordaré, como En el Camino, de Kerouac, o La maravillosa vida Breve de Oscar Wao, de Junot Diaz. Valeria Luiselli escribe un libro que son muchos libros, y diarios, y fotos, y nuestra identidad, nuestras rupturas, la política y los sueños que nos pueden quedar.

También leí Vivian Gornick y me gustó mucho. Apegos Feroces, Mirarse de Frente, La mujer singular.

Y no sé si otros los catalogarían de “expresiones artísticas”, pero me sentí cerca, acompañada, estética y sensiblemente cerca de 3 newsletters maravillosos que recomiendo con fervor:

La radio es algo fundamental para mi vida. Este año fueron muy importantes para mí (y me acompañaron):

  • Reunión cumbre, con Carlos Ulanovsky por AM 750.
  • Pasaron Cosas, con Ale Bercovich, Noe Barral Grigera, Ale Wall, Nahuel Prado por Radio con Vos.
  • La mañana, con Víctor Hugo Morales por AM 750.
  • Su atención por Favor, con Nicolás Artusi por La Metro.
  • Todos en Cuero, con Carlos Barragán por La Patriada.
  • Gente de a Pie con Mario Wainfeld, Juego de Damas con Luisa Valmaggia, y Estudio País con Quique Pesoa, les tres por Radio Nacional.

Comidas y bebidas

Cocinaba muy bien, pero este año creo que aprendí a cocinar del todo. Entre otras cosas, porque al no poder salir, me procuré que lo que hubiera en casa fuera suficientemente bueno y variado. La alacena cambió. Tener salsas (teriyaki, soja, picante, mostazas), frutos secos (nueces, cajú, maní), legumbres, y saber combinarlas, potencia todo. Lo otro que cambió creo que para siempre en la pandemia es que, si bien ya iba muy poco a supermercados, este año dejé de ir del todo. El e-commerce tiene varios problemas en Argentina (entre ellos la logística y la subfacturación), y después de vivir una pésima experiencia con una gran cadena, las abandoné para siempre. Sólo compro en comercios locales y a productores.

Tecnologías de la información y la comunicación

En medio de la pandemia tenía comprometido dar un curso para Unesco y la Universidad de Texas sobre periodismo y tecnología (que, a propósito, ahora se encuentra abierto para tomar de forma auto dirigida: https://journalismcourses.org/course/tech0820/). Con mi agencia (https://saltoagencia.com.ar/) creamos los contenidos de manera completamente remota entre Buenos Aires, Madrid y Texas, durante 3 meses, y el curso se dictó luego durante un mes para 2 mil asistentes vía Moodle. Fue un desafío enorme porque aunque en Argentina tengamos herramientas y conocimientos, la brecha de conexión aún es grande (y ni hablemos de la que existe fuera de la Ciudad de Buenos Aires). Aun así, fue súper exitoso y me hizo dar cuenta que estamos preparados para hacer cosas grandes en contextos de crisis como el que vivimos este año.

También nos pasó algo similar con el trabajo y proyectos regionales que tenemos y coordino con la ADC (https://adc.org.ar/). Cuando se trabaja con gente de muchos lugares a la vez, el aprendizaje más importante es que las rutinas son fundamentales y la flexibilidad para entender qué viven los otres, sin dejar de trabajar con constancia, hacen la diferencia.

Por último, la agencia que dirijo, Salto (https://saltoagencia.com.ar/), siempre tuvo un trabajo de pívot entre lo remoto y lo presencial, por lo que ya teníamos mucho ganado y nuestra rutina adaptada a Slack, Drive, formas de mensajería diversas y backups de rutina. Pero lo más importante sigue siendo no la tecnología sino (valga la redundancia) lo importante: nunca llegar a una reunión sin tener preparado a lo que vamos, el material, la presentación, los 5 minutos importantes. En años como este, en los que a veces había 5 videollamadas por día (nosotros tratábamos de tener menos de eso), hacer que fueran cortar y con foco era fundamental. Dejar todo en la tecnología es un error (y más cuando trabajamos con tecnología).

Lugares, viajes, experiencias

No. Me cuidé mucho. Estuve en casa por mí y por los otres.

Logro o meta personal, laboral, profesional alcanzado este año

Tener vacuna en Navidad y que haya gente que se esté ocupando de otros. Y poder haber, desde mi cuidado, ayudado a que esos que nos cuidan no estén sobrecargados.

En lo profesional, dar un curso para más de 2 mil alumnos con UNESCO, una organización con la que trabajamos hace varios años en distintos proyectos. Con la ADC, seguir trabajando también desde hace casi seis años con un grupo genial de gente y este año poder habido escalar regionalmente el proyecto PubliElectoral. Haber trabajado con agencias de gobierno en aspectos de derechos humanos en tecnologías en relación con la pandemia durante este año.

Y con Salto, mi agencia, haber trabajado con agencias de gobierno, universidades y organizaciones en proyectos que todos los días me gustan y me entusiasman. Eso es un montón.

Natalia Zuazo

Especialista en política y tecnología: comunicación, derechos, regulación. Directora de @saltoagencia. Autora de Guerras de internet y Los dueños de internet.

Puedes leer las respuestas del resto de los encuestados haciendo clic aquí.
Copyright ® 2012-2021 BahiaCesar.com - Todos los derechos reservados.

Un comentario sobre “Natalia Zuazo y sus novedades del año viejo 2020”

Deja un comentario