Skip to main content

Wi-Fi 6 es el último estándar de conectividad Wi-Fi que empieza a verse cada vez en más dispositivos. Esta tecnología promete mayor velocidad, menor latencia y mejoras en servicios como el video y el «gaming». Por ejemplo, Wi-Fi 6 es un 40% más rápida que la versión anterior, al menos en condiciones ideales. Y la latencia se reduce en torno al 75%.

Pablo Yañez, vicepresidente de conectividad, media & IP de la empresa Lumen para América latina, me explicó el estado del avance de este tipo de servicios en la región y en la Argentina, y por qué es clave para la denominada «economía del ahora». Lumen tiene aproximadamente 720.000 km de rutas de fibra y presta servicios a clientes en más de 60 países, entre ellos la Argentina.

Según me dijo Yañez, la tecnología de Wi-Fi 6 ya está disponible y desplegándose en la región sobre el espectro tradicional de 2,4GHz y 5GHz. «La región está trabajando para lograr subirse al tren del Wi-Fi de sexta generación en la banda de 6GHz, pero aún hay algunos desafíos por resolver, en gran medida de regulación», señaló.

Algunos países como Brasil, Chile, Guatemala, Costa Rica y Perú anunciaron recientemente que van a apostar todo su espectro de 6GHz a Wi-Fi 6E, una decisión similar a la tomada en EE.UU. y gran parte de Europa, que «potencia el despliegue de soluciones en banda no licenciada donde también opera la tecnología celular 5G NR-U», describió.

En la Argentina, a finales del año pasado, a través de la resolución 102/2020 en el Boletín Oficial, la Secretaría de Innovación Pública estableció un marco regulatorio para comenzar a evaluar el uso de la banda de 6GHZ en la red Wi-Fi 6E. «Se espera que próximamente se haga un nuevo anuncio con una regulación definitiva», estimó Yañez.

El ejecutivo de Lumen advirtió que Wi-Fi 6 y Wi-Fi 6E «desde lo económico y tecnológico requieren fuertes inversiones en actualización de la infraestructura y hardware para lograr su soporte, sin descuidar el desarrollo de otras tecnologías».

En cuanto a lo regulatorio, los países de América latina, «en su mayoría, vienen adelantando procesos de consulta pública sobre esta conectividad y sus posibilidades de aprovechamiento de la tecnología», señaló.

Respecto a las oportunidades de negocio que se abren con Wi-Fi 6 para los diferentes actores de las telecomunicaciones, afirmó que «además de que la velocidad de descarga debería incrementarse al menos tres veces, el principal avance de Wi-Fi 6E será su mayor capacidad para proporcionar una conexión eficiente, de baja latencia y sostenida a un número muy superior de dispositivos en forma simultánea, lo que permitiría satisfacer las nuevas y más complejas exigencias en ‘gaming’, entretenimiento, realidad virtual, Internet de las cosas (IoT) y automatización de entornos domésticos y corporativos».

Junto a ambas tecnologías, el uso de fibra óptica en la infraestructura de telecomunicaciones desde el «carrier» (operador) hasta el mismo hogar de los usuarios permitirá acceder «en la práctica a todo el potencial disponible del 5G y el Wi-Fi 6E», dijo Yañez.

Puedes leer completa la entrevista que se publicó en iProfesional aquí.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: