Skip to main content

«Hoy en muchas organizaciones los que innovan son héroes que corren riesgos si algo sale mal, en vez de una forma de hacer las cosas en la organización. Tenemos que crear culturas de innovación y eso en general, no pasa», advirtió Fran Cherny, socio director de Axialent, una de las empresas globales líderes en consultoría de innovación.

Radicado en la ciudad cataluña de Barcelona, este argentino publicó recientemente en la Argentina el libro «Ser el cambio», con un análisis sobre las dificultades del cambio y la necesidad de mirarnos como un proyecto de innovación.

Inspirado en su experiencia asesorando a multinacionales como Facebook, Procter & Gamble, Walmart, Gurú y Microsoft, Cherny escribió su libro para ofrecer una hoja de ruta sobre «la capacidad de cambiar«.

Pregunté en una entrevista que le realicé el rol que juega la tecnología en la creación y el desarrollo de un proyecto de innovación personal. «La tecnología», respondió Cherny, «puede ser una gran aliada, porque contamos con aplicaciones que nos permiten medir lo que hacemos, desde lo que comemos hasta el tiempo frente a las pantallas. Nos pueden ayudar a hacer lo que decimos que queremos, o traernos a la conciencia lo que no estamos pudiendo».

«Pero por otro lado», advirtió, «pueden ser un gran problema sobre todo por la dependencia que los celulares y las aplicaciones nos crean. Como todo, si sabemos usarla con racionalidad y solo cuando realmente produce un diferencial, es una gran ventaja. Pero si nos crean dependencia, solo nos ayudan a crear otro problema».

«Lo que tenemos que entender es que la tecnología en sí misma, como cualquier otra herramienta o proceso, no es buena o mala. La clave es que esté al servicio de aquello que queremos lograr», señaló.

Cherny observó que «muchas veces en las organizaciones, se implementan cambios donde los procesos de implantación de nuevos sistemas son de alto costo, donde las personas no entienden por qué ni el cómo, y se hacen más para seguir tendencias que para resolver verdaderos problemas de una forma efectiva».

«Hay una creencia de que los cambios son de 180 grados y que tienen que ser ya. En realidad, los cambios efectivos son aquellos donde damos la nueva dirección, y todos hacemos el trabajo para ir corrigiendo la trayectoria de a unos pocos grados cada día. El cambio de visión tiene que ser rápido y claro. El cambio de hábitos es día a día y solo se logra con practica sostenida», sostuvo.

La diferencia, según Cherny, «la hacen los que piden ayuda. Todos hablan de cambio, pero pocos entienden la ciencia y el arte para producirlo. Hoy la idea de cambio cultural es algo aceptado y valorado por todos. Todos hablan de ello. Es tan reciente, de los últimos 10 años, que nadie lo estudió, ni tienen porque saber cómo hacerlo. Sin embargo, todos pretenden saber cómo y así demoran mucho más en pasar del decir al hacer».

Puedes leer la entrevista que realicé a Cherny y que se publicó en iProfesional aquí.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: