Skip to main content

«Las criptomonedas son un instrumento financiero del siglo XXI con un problema muy del siglo XX: no hay suficientes mujeres», advirtió Paula Monticelli, cofundadora de CryptoMate, una empresa inicial que incorpora negocios a la Web3, junto a Alan Boryzanski, fundador de Lemon.

Monticelli, quien dirigió proyectos de ciudades «inteligentes» en París y trabaja como docente en Coderhouse, una de las escuelas informáticas más grandes de América latina, analizó en una entrevista que le realicé cómo se puede cerrar la brecha de género en el mercado de las criptodivisas.

Esta actora del negocio local de los activos digitales estudió ingeniería industrial, y luego se enfocó en la dirección de empresas donde se especializó en un master en Francia.

Trabajó en empresas aseguradoras (La Segunda) y multinacionales de consumo masivo (ABInBev), e instituciones públicas, como la municipalidad de la ciudad santafesina de Rosario y la Unión Europea, siempre en la articulación de la tecnología como motor de cambio.

«La inclusión debe ser una parte más importante de la discusión, al principio de la conversación sobre blockchain, crypto y DeFi. La industria de la tecnología todavía tiene un largo camino por recorrer hacia la equidad y la igualdad en el lugar de trabajo, si bien hubo una mejoría notoria en los últimos dos años como consecuencia de la pandemia y el incremento del trabajo remoto», afirmó.

«El sector de las criptodivisas no se queda atrás, y mucho menos si recordamos que no sólo la industria de la tecnología sino la de las finanzas se encuentra liderada mayoritariamente por hombres», advirtió.

«Es una realidad que está cambiando ya que cada vez hay más oportunidades en el avance profesional y puestos de liderazgo para mujeres», reparó.

Monticelli señaló que «crypto se está moviendo rápido y corremos el riesgo de una mayor desigualdad y brecha de género si no empezamos a convertirlo en una prioridad justo en la parte superior de la cadena, empezando por los que toman las decisiones».

«Si blockchain, las criptomonedas y DeFi son herramientas emergentes que están revisando los libros de historia y haciendo posible la igualdad futura a través de la diversidad y la distribución, es imperativo que las mujeres estén presentes y contribuyan a ayudar a dar forma, moldear y participar en el floreciente movimiento a medida que se desarrolla en varios sectores», sostuvo.

Monticelli resaltó que se están «viendo algunas tendencias positivas en la industria. Los grupos de blockchain y criptomonedas solo para mujeres están cobrando forma: actúan como puente para que las mujeres se reúnan, establezcan redes, discutan los desafíos y triunfos de su trabajo y se animen mutuamente».

«También necesitamos tener más mujeres directoras ejecutivas y líderes en esta área, deben ser capaces de entender qué es, por qué es importante y enseñárselo a otros de una manera más amigable para las mujeres», remarcó.

¿Por qué esa necesidad? «Porque cuando se trata de influir e inspirar a las mujeres en este espacio, pocas tienen más poder y relevancia que las directoras ejecutivas. Los líderes en el área pueden actuar como modelos a seguir, no solo para que las mujeres comercien, compren y mantengan criptomonedas, sino también lograr que participen activamente estudiando», respondió.

«Aprender a ser desarrolladores y programadores abre la posibilidad de trabajos dentro de la industria centrada en los hombres. Las mujeres también pueden emprender sus propios proyectos de blockchain y, a su vez, educar a otros sobre sus éxitos», sostuvo.

Puedes leer la entrevista que publiqué en iProfesional aquí.


Si te gustó o sirvió algo que publiqué, te ofrezco dos alternativas para agradecer y permitir la continuidad de mi trabajo en Bahía César, haciendo clic sobre ellas:

Un regalo para los lectores de Bahía César

También te obsequio 100 Unicoins. Solo debes hacer clic sobre la siguiente imagen. Más información sobre este regalo aquí.

Unicoin

 

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: