Skip to main content

Dos estudios de caso publicados por el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ, por sus siglas en inglés), junto con el proyecto Story Killers, permiten descubrir el núcleo de las campañas misóginas de desinformación digital diseñadas para desacreditar a las mujeres periodistas y congelar sus informes.

El equipo de investigación de ICFJ se asoció con científicos informáticos de la Universidad de Sheffield para examinar más de 13 millones de tuits dirigidos a la periodista de investigación india Rana Ayyub y a la presentadora árabe de Al Jazeera Ghada Oueiss.

Los resultados, detallados en los estudios de caso, son inquietantes y emblemáticos de lo que enfrentan las mujeres periodistas en sus propias regiones y más allá. Los casos pueden leerse aquí.

«Nuestros hallazgos ilustran gráficamente las formas escalofriantes en las que los trolls patrióticos y los Estados extranjeros atacan a las mujeres periodistas en línea de manera diseñada para desacreditarlas a ellas, a su periodismo y a los medios de comunicación para los que informan”, dijo Julie Posetti, quien dirigió el equipo de investigación, citada en un comunicado que me envió el ICFJ.

Los reportajes se produjeron como parte de la colaboración de Story Killers, dirigida por el consorcio mundial de periodismo de investigación Forbidden Stories.

El proyecto involucra a 100 periodistas de 30 organizaciones internacionales de noticias que han perseguido el poder y el dinero detrás de las campañas de desinformación dirigidas a los periodistas.

Los dos informes publicados se encuentran entre un conjunto de estudios de casos de big data producidos por ICFJ y la Universidad de Sheffield como parte del proyecto del Sistema de Alerta Temprana de Violencia en Línea.

Los riesgos fuera de línea para las mujeres periodistas

Aunque Posetti estudió la violencia en línea contra las mujeres periodistas durante casi una década, dijo que estaba alarmada por la ferocidad de los ataques y los riesgos fuera de línea asociados con ellos en los casos de Ayyub y Oueiss.

Las periodistas han enfrentado abusos prolíficos durante años y son amenazados de forma rutinaria con asesinato y violación. Los investigadores dijeron que existe un gran riesgo de que las amenazas y el acoso en línea se transformen en violencia física.

En el caso de Ayyub, cinco relatores especiales de las Naciones Unidas (ONU) emitieron una advertencia en 2018 de que su vida estaba «en grave riesgo» debido al abuso que había sufrido, en uno de los tres casos que involucran a Ayyub en los que intervinieron los relatores de la ONU.

Se han hecho amenazas de muerte públicas contra Oueiss por parte de propagandistas saudíes conectados con seguidores masivos en Twitter. Las tácticas de desinformación desplegadas contra Oueiss han incluido presentarla falsamente como una soldada israelí y una prostituta que se acostó con combatientes del Estado Islámico.

Estos ataques están diseñados no solo para manchar su reputación, sino también para desacreditar su periodismo y exponerla a peligros adicionales fuera de línea.

Mujeres periodistas: Rana Ayub

Ayyub, una reportera de investigación galardonada y columnista del diario estadounidense The Washington Post, es una de los periodistas indias más reconocidas a nivel mundial.

Experimenta violencia en línea dirigida a sus identidades como mujer, periodista y musulmana: el abuso está «principalmente relacionado con sus informes y comentarios críticos sobre la violencia comunitaria, los abusos de los derechos humanos y la política en India», dijeron los investigadores.

«No solo me atacan por mi periodismo», dijo Ayyub al equipo de investigación. «Estoy siendo atacado por mi fe. Entonces, si me atacan por mi fe, me defiendo como periodista musulmán».

De todos los abusos dirigidos a Ayubb, los investigadores encontraron que el 62% eran ataques personales, incluidos los abusos sexistas, misóginos, sexualmente explícitos y racistas (por ejemplo, «prostituta», «esclava sexual de ISIS», «Jihadi Jane», etc.) y 35% fue diseñado para socavar su credibilidad como periodista o comentarista.

Además, casi el 42% de todos los tweets de Ayyub reciben al menos una respuesta abusiva, una tasa notablemente alta, y la velocidad del abuso es muy inusual, a veces segundos después de su publicación, lo que podría indicar campañas coordinadas.

Ayyub también lucha contra múltiples casos legales diseñados para silenciar sus reportajes, en lo que equivale a «guerra jurídica», según sus defensores.

Los investigadores establecen paralelismos entre las tácticas utilizadas en los ataques contra Ayyub y las desplegadas contra la Premio Nobel de la Paz Maria Ressa en Filipinas.

«La maniobra del libro de jugadas ahora reconocible a nivel mundial de Estados autoritarios y figuras políticas que utilizan la ley como arma contra las mujeres periodistas junto con campañas de violencia en línea dirigidas también se practica en el caso de Ayyub», escribieron.

Mujeres periodistas: Ghada Oueiss

Oueiss es una presentadora principal de Al Jazeera Arabic con sede en Qatar, que fue blanco de brutales campañas de violencia en línea por primera vez en 2011, incluso antes de que abriera una cuenta en las redes sociales.

Los ataques van tras su género, edad, fe cristiana y la «vulnerabilidad geopolítica» de su empleador, dijeron los investigadores.

Los datos mostraron que más de un tercio (34%) del abuso dirigido a Oueiss fue sexista, misógino o sexualmente explícito.

Casi la mitad (47 %) representó ataques a su credibilidad como periodista, la incidencia más alta de este tipo de abuso en el conjunto de análisis de big data que ha realizado el equipo dirigido por ICFJ.

«El objetivo claro es destruir la confianza pública en su periodismo de rendición de cuentas en una región dividida por fallas geopolíticas y conocida por altos niveles de violencia en línea hacia las mujeres», dijeron.

Durante más de una década, múltiples campañas de desinformación y violencia en línea vinculadas a actores estatales extranjeros han tenido como objetivo a Oueiss, incluso por sus informes sobre la guerra en Siria y el brutal asesinato de su amigo, el periodista Jamal Khashoggi, en el consulado de Arabia Saudita en Estambul en 2018.

Se robaron imágenes privadas de su teléfono en 2020 usando el software espía Pegasus, imágenes que fueron manipuladas y luego distribuidas con narrativas falsas acusándola de promiscuidad y prostitución.

Ese episodio provocó 40.000 mensajes abusivos en Twitter en el lapso de unas pocas horas.

«Hacer mi trabajo en una región gobernada por regímenes autoritarios misóginos se volvió casi imposible», dijo Oueiss, sobre la violencia en línea que experimenta.

«Creo que los periodistas en Medio Oriente sufren censura e incluso autocensura. No hay nada más doloroso que la autocensura, quienes se atreven a decir la verdad al poder ponen en peligro su vida y la de sus familias, lo que deja a la región en manos de la propaganda, la desinformación, la manipulación y las fake news», concluyó.


Si te gustó o sirvió algo que publiqué, te ofrezco dos alternativas para agradecer y permitir la continuidad de mi trabajo en Bahía César, haciendo clic sobre ellas:

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano. Elegido por Social Geek como uno de los "15 editores de tecnología más influyentes en América latina".

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: