Bodegas de Mendoza, el paraíso del vino


¿Te gusta el vino? Entonces te recomiendo dar una vuelta, aunque sea una vez en tu vida, por Mendoza, la provincia argentina donde se produce el mejor vino del país. Espero que el siguiente relato te cautive y decida a visitar este paraíso vitivinícola.

Hace pocos días se cumplieron tres años de uno de mis mejores viajes: la recorrida por seis bodegas al sur de la ciudad de Mendoza, entre las localidades de Luján de Cuyo y Agrelo.

El motivo del viaje fue una demostración del sistema operativo Windows 7 de Microsoft en computadoras “todo-en-uno” (“All in one”, en inglés) de la empresa HP. Estuve acompañado por ejecutivos de esas compañías, de su agencia de prensa y un grupo de periodistas argentinos.

Hoy, cuando me encuentro por separado en alguna reunión con alguno de los compañeros de viaje , surge siempre en medio de la charla el recuerdo de ese tiempo inolvidable de noviembre de 2009.

Antes de pasar al relato, unas sugerencias para enriquecer tu lectura: hay muchos enlaces a fotos y videos, que ilustran muy bien esos días. Además de observarlos, te recomiendo leer los comentarios debajo de las fotos y escuchar los audios de los videos. Te sugiero recorrer cada álbum por foto individual y haciendo luego clic en la flecha hacia la derecha, así puedes ver todas las imágenes, cada una con su epígrafe correspondiente.

Las visitas tuvieron dinámicas comunes: al principio, degustación de blancos y espumantes acompañados por “delicatessens” de la zona, para luego probar diferentes cortes de tintos. En cuatro casos, la degustación acompañó las comidas principales.

Gracias a la ingesta de farináceos variados, y a la alta calidad de los cortes, los vinos no provocaron problemas de equilibrio o de otra índole, 😉

La experiencia comenzó un miércoles cerca del mediodía. Fuimos a La Jacintana, una casa antigua en medio de viñedos de las bodegas Lagarde, en Luján de Cuyo, donde probamos espumantes, blancos y tintos, preludio de un gran asado.

Sin embargo, el plato fuerte resultó ser una competencia entre tres grupos armados entre los periodistas, ejecutivos y agentes de prensa. Cada grupo debía armar un bivarietal y luego definir y diseñar un nombre y logo del corte.

Competencia de vinos en La Jacintana, bodegas Lagarde, Luján de Cuyo, Argentina.
Competencia de vinos en La Jacintana, bodegas Lagarde, Luján de Cuyo, Argentina.

Mi grupo corrió con ventaja porque entre nosotros estaba Andrea Catalano, periodista y amiga mendocina, quien se encargó de la presentación de nuestro vino, como puedes ver en el siguiente video, que refleja muy bien el ambiente agradable que reinaba allí:

Los vinos de cada grupo fueron examinados por el enólogo Carmelo Patti, uno de los mejores de Mendoza, según Catalano. Patti, quien nos obsequió a cada uno una botella de su propio establecimiento personal, emitió el siguiente veredicto:

Puedes ver fotos que tomé en La Jacintana aquí.

Luego de una reparadora siesta en el hotel donde nos hospedamos en Mendoza, fuimos a la tarde a Agrelo, a una bodega, Finca Decero, llamada así por razones explícitas en el nombre: se hizo de cero, a pedido de un empresario cementero suizo.

Finca Decero, Agrelo, Argentina.
Finca Decero, Agrelo, Argentina.

Una degustación de cortes de la casa amenizó las presentaciones sobre el mercado informático argentino, aunque gracias al vino, los ejecutivos “soltaron” un poco más la lengua y nos brindaron muy buena información que no estaba en las presentaciones oficiales, 😉

La Finca Decero es una construcción moderna en medio de muchos viñedos. Puedes ver fotos que tomé aquí.

A la noche de ese miércoles fuimos a cenar a la bodega Escorihuela Gascón, una de las mejores de la Argentina, donde el famoso chef Francis Mallman tiene un restaurante.

La visita incluyó una recorrida por una cava antigua, donde duermen vinos añejos.

Bodega Escorihuela Gascón, Mendoza.
Bodega Escorihuela Gascón, Mendoza.

Debajo, un video con algunos comentarios de fondo que ilustran la alegría que provoca la ingesta de vino:

Por supuesto, el menú de Mallman aderezó de manera maravillosa esa noche, regada con delicados cortes de vino:

Menú del restaurante de Francis Mallman en la bodega Escorihuela Gascón.
Menú del restaurante de Francis Mallman en la bodega Escorihuela Gascón.

Puedes ver fotos de esas comidas aquí.

La sobremesa fue en los jardines del establecimiento, acompañada por muy postres exquisitos y vinos dulces.

A media mañana del día siguiente, jueves, en una jornada calurosa y seca, nos dirigimos a la bodega Achával Ferrer, una de las más exclusivas de la Argentina. Casi toda su producción se destina a exportación. En ese momento (recuerda, noviembre de 2009) sus vinos más caros se vendían al pie del barril a 1.199 pesos…

Propiedad de empresarios cordobeses, esta bodega está cerca de un río de deshielo. Los cortes probados resultaron excelentes, algunos muy sutiles, y otros, contundentes.

Bodega Achaval Ferrer, Mendoza.
Bodega Achaval Ferrer, Mendoza.

Hay más fotos de esta bodega aquí. Y en este video, parte del establecimiento:

El punto culminante de todo el viaje fue la visita a la finca Villa Rosa, en Agrelo. Aquí no hay una bodega, pero el dueño es una bodega en sí, y no lo digo en sentido literal sino por sus conocimientos e historia de vida. Se trata de don Adriano Senetiner, creador de la famosa casa Nieto Senetiner, que vendió al grupo Pescarmona.

El hombre despunta el vicio con un establecimiento propio, llamado Viniterra, una de los poquísimos que produce en la Argentina el carmenere, ese superlativo corte de origen francés y recuperado, de manera accidental, por Chile.

Adriano nos recibió acompañado por su mujer, la sanjuanina Cecilia Zunino, una de las más lindas y agradables anfitrionas que conocí en mi vida.

Adriano Senetiner y Cecilia Zunino, en Villa Rosa, flanqueando al editor de este blog.
Adriano Senetiner y Cecilia Zunino, en Villa Rosa, flanqueando al editor de este blog.

Entre la hospitalidad de Cecilia, los excelentes vinos, las comidas delicadas, la compañía grata del grupo y la belleza del lugar se armó un maridaje para una tarde inolvidable:

Una anécdota que describe a Cecilia: un colega me pidió si podía fungir de modelo en medio de uno de los viñedos de Adriano, lindantes a su finca. Ingresé a uno de ellos pero me embarré hasta las pantorillas. Mis zapatillas estaban enlodadas y tuve que caminar sin ellas. Al volver a la villa, Cecilia observó sonriente mis pies descalzos. Buscó un par de zapatos de Adriano, que calza igual que yo, y me los entregó.

A la izquierda, mis zapatillas. A la derecha, los zapatos de Adriano Senetiner.
A la izquierda, mis zapatillas. A la derecha, los zapatos de Adriano Senetiner.

Compartimos un exquisito almuerzo (ver fotos de las comidas y de Villa Rosa aquí), regado por vinos de la casa, con Adriano y Cecilia. Luego, el dueño de casa degolló una copa de champaña a la manera rusa, con un machete:

Un tiempo de descanso en el hotel nos sirvió para asentar todo lo vivido y experimentado, y quedar listos para la noche, cuando salimos a la última bodega del viaje, Benegas. Nos atendió Eduardo, uno de los dueños. Es un lugar con muchas referencias a la cultura española.

Eduardo nos guió por sus cavas, acompañados por un violinista:

El mejor lugar es un gran comedor, filmado en un video con cierta tosquedad de mi parte:

La cena estuvo acorde a la elegancia y tradición de ese comedor, según se puede ver en estas fotos.

Comedor de la bodega Benegas, Mendoza.
Comedor de la bodega Benegas, Mendoza.

Y al igual que la cena en Escorihuela Gascón, la sobremesa se hizo deliciosamente interminable… gracias al buen vino, que se disfruta mucho más con la compañía de personas que uno quiere y aprecia.

Vino blanco en Bodegas Benegas, Mendoza.
Vino blanco en Bodegas Benegas, Mendoza.
Anuncios

2 comentarios en “Bodegas de Mendoza, el paraíso del vino”

  1. Volví a ver este video de 2009, amigo César. Y entre tanta guitarreada nacida en esa exposición, advierto que parece que les dimos ideas a muchas bodegas. Hoy se ve color en las etiquetas, avanzan los cortes, y hasta hay un vino que se llama 7 vacas …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.