¿Por qué hay que chequearse la presión arterial?

En el marco del día mundial de la hipertensión, que se conmemoró el 17 de mayo, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) insta a los americanos a chequear su presión arterial para prevenir infartos y accidentes cerebrovasculares.

El tema de esta celebración de este año es “Conoce tu presión arterial”, al igual que en 2013.

Se estima que al menos el 30% de las personas de la región tiene hipertensión y que un tercio de ellas no lo sabe.

“La hipertensión es considerada un asesino silencioso porque rara vez causa síntomas en sus etapas iniciales y mucha gente está sin diagnosticar”, señaló Pedro Orduñez, asesor en enfermedades no transmisibles de la OPS/OMS.

“Si se la detecta en forma temprana y si se trata correctamente, es posible minimizar el riesgo de ataque al corazón, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular e insuficiencia renal”, afirmó.

La presión arterial alta es aquella igual o superior a 140/90 milímetros de mercurio (mm Hg).

Cuanto mayor sea la presión sanguínea, mayor será la probabilidad de padecer un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular, ya que la hipertensión hace que el corazón trabaje mucho más de lo que debería. Esto genera que este órgano se debilite con el tiempo.

La hipertensión también afecta los vasos sanguíneos, y genera consecuencias perjudiciales en órganos como el cerebro y los riñones.

“Todos los adultos deben conocer sus niveles de presión arterial. Si se detecta la hipertensión, las personas deben buscar el asesoramiento de un profesional de la salud”, indicó Orduñez, quien agregó que “los estilos de vida saludables pueden ayudar a prevenir la hipertensión y a mejorar su control entre quienes necesitan medicamentos”.

El tratamiento de las complicaciones derivadas de la hipertensión conlleva intervenciones costosas como la cirugía de derivación cardíaca (conocida como «bypass»), cirugía de la arteria carótida y diálisis, lo que puede afectar los presupuestos individuales y de los países.

El 80% de los infartos de miocardio y de los accidentes cerebrovasculares prematuros son prevenibles.

Abordar los comportamientos que implican factores de riesgo para desarrollar hipertensión, como por ejemplo, la dieta poco saludable, el consumo de tabaco, el uso nocivo del alcohol y la inactividad física, puede prevenir la presión arterial alta.

Los siguientes videos son de origen argentino y se refieren al consumo de sal y la hipertensión arterial.

 

El sobrepeso y la obesidad, y el exceso de sal en las comidas -principal factor de riesgo para tener presión arterial alta- son otras de las causas de la hipertensión.

Además de medirse la tensión arterial, es necesario medirse el azúcar en sangre (diabetes), así como también conocer el nivel de lípidos en la sangre (colesterol), ya que aumentan el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular.

El bajo nivel socioeconómico y las dificultades para acceder a los servicios de salud y a medicamentos también aumentan la vulnerabilidad de desarrollar eventos cardiovasculares mayores por una hipertensión no controlada.

Distintos estudios estiman que la presión arterial alta contribuye a casi 9,4 millones de muertes al año en todo el mundo por enfermedades cardiovasculares.

En América, 1,9 millones de personas mueren al año por enfermedades cardiovasculares, que representan la principal causa de muerte en la mayoría de los países de la región.

La reducción de la presión arterial alta en la población requiere también la creación de ambientes que faciliten la alimentación saludable, la actividad física y el acceso universal a la atención sanitaria preventiva y curativa.

Ilustración por William Harvey (1578-1657) de la circulación venosa del antebrazo. Fuente: Wikipedia.

Para mejorar los resultados de salud de los pacientes con hipertensión, los países pueden fortalecer la prevención, aumentar la cobertura de servicios de salud, y reducir el sufrimiento asociado con los altos niveles de pago de bolsillo de las personas por acceder a la atención y a los medicamentos.

Deja un comentario