Epifanio, Agustina y yo, tres personas felices

La fotografía que aparece al final de esta nota es una de las hermosas y especiales donde aparezco, por quienes me acompañan, no por mi persona.

En la imagen, tomada por mi amigo y colega Fernando Juliá en Buenos Aires, aparecen Epífanio Blanco, mi hija Agustina Dergarabedian y un servidor.

La foto fue tomada el 27 de agosto en la primera conferencia de prensa que Agustina cubrió para Portinos, el medio de comunicación donde ella trabaja como periodista desde principios de agosto y que dirige Epifanio, el decano de los periodistas argentinos que cubrimos el sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

En Instagram escribí este epígrafe para la foto:

“Riquelme ‘ta feli, y yo también al compartir el primer evento de @gugga013 @ruloderga como periodista de Portinos junto a Epi”.

La imagen comenzó a gestarse en la fiesta de cumpleaños de Fernando, en junio pasado. En medio de la celebración, delante de un pequeño grupo de amigos, Epifanio compartió que buscaba un periodista para Portinos.

Luego de escucharlo le sugerí entusiasmado el nombre de Agustina, quien cursa su último año en periodismo. «Le saliste a Epifanio como un defensor ante un delantero lanzado al ataque», me recordó hace unas semanas mi amigo y compañero Claudio Veloso, testigo directo de aquel diálogo.

Luego de aquella fiesta, se sucedieron un par de correos electrónicos y reuniones entre Epifanio y Agustina que culminaron con su ingreso a Portinos. Es su primer trabajo formal y estable en el periodismo.

A principios de agosto Epifanio, una de las personas más sensibles, generosas y cariñosas que conozco, además de ser el maestro que me introdujo en el arte del mate, me compartió que quería acompañar a Agustina a su primera cobertura y que le encantaría que yo estuviera presente. “Me gustaría que fuera una presentación en sociedad”, me dijo con ese tono tan calmo y especial que tiene Epifanio.

Revisé mi agenda de la prensa TIC y le sugerí el 27 de agosto. Ese día Intel, el mayor fabricante mundial de chips, realizaba una conferencia de prensa. A «Epi» le encantó y aceptó la propuesta.

Ese día fue uno de los más gozosos de mi vida. Bajo la mirada sonriente de otra amiga, Marisol de la Fuente, la manager de relaciones públicas y comunicaciones de Intel para el Cono Sur, Epifanio y yo fuimos presentando, orgullosos, a Agustina ante nuestros colegas y amigos.

Mi amiga y colega Paula Scordo me escribió luego que nunca me había visto tan feliz en una actividad de prensa. Y no era para menos. Como padre fui participe de algo tan especial para mi hija y para mí.

De izquierda derecha: Epifanio Blanco, Agustina Dergarabedian y un servidor. Buenos Aires, 27 de agosto de 2014. Foto tomada con Samsung Galaxy S4 y editada en Instagram.

 

Cuando veo esta foto tomada por Fernando, agradezco a Dios por su fidelidad sobre nuestras vidas y porque por su misericordia algunos sueños personales se convierten en realidad.

Deja un comentario