Te quiero justa

Anuncios

¿Cómo no quererte si tanto te necesito?
¿Cómo no quererte si no es posible la vida en tu ausencia?
Pero no te quiero callada ni temerosa,
tampoco lejana o esquiva.
No te quiero altiva ni arrogante
ni impoluta en pedestal de mármol.
No te quiero con tus ojos ciegos
ni tu boca muda ni tu corazón de piedra.
Te quiero justa y te quiero libre,
te quiero ajena a las presiones
y distante de aquello que corrompe.
Te quiero desnuda de mezquindades,
despojada de prejuicios,
desarropada de los privilegios del poder.
Te quiero con la mirada transparente,
abierta a la realidad, capaz de verlo todo.
Te quiero de manos tendidas y abiertas,
acariciando heridas,
abrazando sufrimientos,
sosteniendo a los frágiles.
Te quiero de pies ligeros,
siempre en movimiento,
caminando nuestros senderos,
amaneciendo verdades,
ventilando impurezas,
haciendo visible lo esencial,
diciéndole adiós a los imposibles.
Te quiero de buena memoria,
haciendo honor a la historia, a la vida,
a los dolores y a los sueños
de mujeres y de hombres,
de niñas y de niños,
de oscuros y de claros,
de heteros y de homos,
de derechos y de izquierdos,
de cada ser humano
que te clama, te ruega, te llora
y que grita tu nombre:
JUSTICIA.

Gerardo Oberman
Febrero 2015

Fuente: Perfil del autor en Facebook.
Fotografía: La justicia, de Rogelio Yrurtia, Palacio de los Tribunales, Buenos Aires. Fuente: Wikimedia.

Deja un comentario