Archivo de la etiqueta: Gerardo Oberman

Jesús no murió por mí

Anuncios

Tiempo de Pascua.
Tiempo de rituales repetidos
y de palabras dichas mil veces.
Tiempo de silencios de muerte,
de ayunos, de promesas y de procesiones.
Tiempo de euforia que se contiene,
porque parece pecado anticipar el final
que ya conocemos
y que debería inundar todo de vida.
Tiempo de superficialidad e hipocresías:
“¡Felices pascuas!”
Tiempo de iglesias que de mil maneras diferentes
pero de mil maneras tan iguales
no saben decir otra cosa que lo que siempre se ha dicho:
“Jesús murió por nuestra salvación”.

Seguir leyendo Jesús no murió por mí
Anuncios

La historia recordará cuando el mundo se detuvo

Anuncios
El siguiente texto fue publicado por Donna Ashworth el 18 de marzo de 2020, en medio de la pandemia del nuevo coronavirus, en su sitio web aquí. Después del original en inglés podrás leer una traducción libre al español.
Seguir leyendo La historia recordará cuando el mundo se detuvo

23 (Un intento de salmo para este tiempo)

Anuncios

La gracia de Dios nos guía,
nada nos falta ni nos faltará.
Nos invita a lugares de descanso y de cuidado
y a beber del agua de la confianza.
Renueva nuestras fuerzas
para no abandonar el camino de la solidaridad,
porque es allí, en la empatía, que honramos su nombre.

Seguir leyendo 23 (Un intento de salmo para este tiempo)

Siéntate a mi lado

Anuncios

(A la luz del evangelio de Juan 4.6).

Caminante de todos los caminos,
que te adentras en nuestros mundos
superando todas las fronteras
y venciendo todos los prejuicios,
que te acercas a nuestros pozos,
a esos espacios en los que buscamos
calmar nuestra sed y llorar nuestro dolor,
siéntate hoy a mi lado, por favor.
No pases de largo,
como tantas veces otros y otras han pasado.
No me niegues tu abrazo,
como tantos y tantas ya me lo niegan.
¡Es insoportable la vida sin abrazos!

Seguir leyendo Siéntate a mi lado

¡Lévantense, no tengan miedo!

Anuncios

(A la luz del evangelio de Mateo 17.7).

La misión no es armar tres chozas
allí donde las luces brillan
y donde la fe se relaja.
La misión no es dormir allí
donde los conflictos están ausentes,
evitando los desafíos, la preguntas,
las luchas, los dolores, los miedos
que esperan debajo de la colina.

Seguir leyendo ¡Lévantense, no tengan miedo!