Bendición

Dios te bendiga
y te de siempre y cada vez
la bendición de los lugares vírgenes:
la calma,
el agua fresca,
los horizontes amplios,
el cielo abierto,
y las estrellas,
que iluminan tu sendero en la oscuridad.

Que la tierra que pisas
haga bailar tus pies,
y fortalezca tus brazos;
y llene tus oídos de música
y tu nariz de perfumes dulces.

Que los cielos que están sobre ti
llenen tu alma de ternura,
y tus ojos de luz,
colmen de alegría tu corazón
y pongan una canción en tu boca.

Proveniente de África, autoría desconocida.

Tomado del libro de culto “En tu gracia”, Consejo Mundial de Iglesias.

Bajo Licencia Creative Commons Atribución 2.5 Argentina 

Fuente: Red Crearte.

Deja un comentario