Skip to main content

Las tarjetas de crédito y débito se dañan y, la mayoría de las veces, esto sucede simplemente cuando están dentro de tu billetera. Existen algunos métodos limpios y prolijos para mantener la tarjeta de crédito como nueva durante años sin dañarla.

Las tarjetas en tu billetera pueden dañarse debido a múltiples factores, y eliminarlos dará como resultado una tarjeta de excelente apariencia, incluso después de muchos años de uso. De hecho, si sigues los siguientes métodos, tu tarjeta puede sobrevivir incluso a su fecha de vencimiento.

La principal razón por la que tu tarjeta se dañará es cuando se guarda con otra tarjeta. El texto extruido, por ejemplo tu nombre y tu apellido y los números del plástico, en estas tarjetas se rayará mucho entre sí. Esto también puede dañar la banda magnética.

Incluso si no hay extrusión de texto, se rayarán entre sí mientras se introducen y extraen las tarjetas de crédito y débito y si se mantienen juntas. Las tarjetas también pueden rayarse en la superficie interna de la billetera que estás utilizando para almacenar tus tarjetas.

En este caso, la solución es mantener cada tarjeta en una ranura separada y asegurarte de que las ranuras de la billetera estén forradas con tela de microfibra. Esto asegurará que cada tarjeta no tenga raspaduras durante un período prolongado.

Otra causa común de una tarjeta rota y dañada está en el lugar donde alojas tu billetera. Esto no solo dañará tus tarjetas. También deformará extremadamente tu billetera.

Más importante aún, esto también resultará en dolor de espalda, porque no te sentarás bien. Es posible que no observes el daño de inmediato, pero si lo conviertes en una rutina, la tarjeta se partirá por la mitad en algún momento.

La solución para esto es la adopción del hábito de guardar la billetera en el bolsillo delantero del pantalón. Si eso no te conviene, puedes guardarla en un bolsillo de un saco o camisa u otra prenda de vestir arriba de la cintura o llevarla en un bolso o cartera.

Aunque en la Argentina cada vez tienen menos utilidad por la inflación, las monedas siguen en uso y son lo más difícil de llevar en la billetera. Si tu billetera está mal diseñada para monedas, harán que tu billetera sea voluminosa. Una billetera voluminosa no cerrará correctamente y doblará tus tarjetas hacia adentro, dañándolas con el tiempo.

Cuando las monedas se almacenan en los bolsillos adyacentes junto con las tarjetas, las formas de las monedas se imprimirán en las tarjetas si normalmente te sientas con tu billetera alojada en un bolsillo trasero.

Si es imposible evitar las monedas, obtén una billetera diseñada pensando en las monedas. Hacen un mejor trabajo al mantener las tarjetas seguras y separadas de las monedas.

Puedes evitar las monedas usando tu tarjeta para compras para que el cambio no termine en tu billetera. También puedes utilizar el mini bolsillo de tus jeans para guardar las monedas o ponerlas en tu bolso.

Puedes leer más sobre este tema en la nota propia publicada en iProfesional aquí.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: