Skip to main content

Charly García, quien cumple 70 años este 23 de octubre de 2021, es uno de los artistas que puso música y letra a mi adolescencia y juventud.

Antes de seguir, una aclaración: No me desbarrancaré en una serie de auto referencias, más extensa que un viaje en el tren transiberiano, aunque no me libraré del síndrome «Yo y Platero», muy frecuente en estas notas .

En esta nota personal de agradecimiento a Charly García por su cumpleaños y su obra, recurro primero a tres artículos y algunas frases destacadas de ellos:

  • La máquina de hacer canciones: una extensa lista, arbitraria como todas las listas, que enumera canciones representativas de las diferentes etapas de Charly García, escrita por los colegas Mauro Apicella, Sebastián Espósito, Sebastián Chaves, Fernando García, y Joaquín Vismara. Si tienes tiempo, sugiero leerla y escuchar cada canción antes de pasar a la siguiente tema en la lista.
  • Charly García cumple 70, Argentina también: El colega Eduardo Fabregat y una nota breve pero repleta de oraciones contundentes que suscribo. Algunas de ellas, a continuación:

No es que Charly García cumple 70 años. La República Argentina cumple 70 años teniendo a Charly García.

Charly García, proveedor de fuego para los fogones guitarreados de todo un país.

Es el tipo que alivió dolores con estribillos, que tradujo imágenes siniestras en canciones bellísimas.

Sabemos tanto de la biografía de Charly porque es nuestra biografía también.

Cada canción de Charly es nuestra. Porque estuvieron presentes en infinidad de momentos, y se metieron dentro de la gente y la representaron. Por eso suena cualquiera de ellas hoy («¡¡Pásenlo en la radio!!») y de inmediato se representa un cacho de la vida propia.

Cuando cantamos a García nos cantamos a nosotros, cantamos a la Argentina que nos duele y que nos hace felices y nos resulta inexplicable, pero se hace más habitable porque su cultura tiene a tipos como él.

Un apellido común para alguien nada común.

  • Charly y todos los García: En este artículo, el mejor de esta lista de tres, el colega Abel Gilabert comparte sus «interpretaciones (incompletas)» sobre Charly García, a partir de su cumpleaños 70. Algunos textuales de la nota con comentarios míos:

El período 72-84 reúne sus mejores canciones (Nota de R.: los pude gozar en vinilos y casetes y en recitales en vivo entre 1980 y 1984). Ese repertorio ha tenido la capacidad de construir significados sociales profundos. Cada generación (a esta altura abuelos y nietos) las ha cantado con diferentes entonaciones y subrayados.

Por muchos años, García estuvo delante de su público.

En la nota, Gilabert se explaya acerca de una de las más bellas canciones de Charly García, «Superhéroes», que la canta junto a Nito Mestre:

García fue nuestro héroe cultural durante la dictadura, aunque él, como dijo con ironía en “Transas”, se “cansó de hacer canciones de protesta”.

Con el correr de los años, de esos años infames (el menemismo) se impuso la ronquera, el carraspeo (más agudo que el de Perón, por cierto), la reducción del rango de su canto. Esa pérdida irrecuperable de armónicos, con su consiguiente oscuridad, a veces cercana al balbuceo y la duda en el vivo, puede ser entendida como una metáfora sonora de la misma Argentina.

Mi amiga y colega Martina Rúa, más joven que yo, resumió muy bien en esta publicación en Instagram lo que sentimos muchos argentinos:

Dos recitales inolvidables

Además de ponerle música y letra al parte de mi adolescencia y mi juventud («La grasa de las capitales», de Serú Girán, es incombustible), Charly García fue el creador de dos de los mejores recitales que gocé en mi vida: El 26 de diciembre de 1982, en la cancha del club Ferro Carril Oeste, en el barrio porteño de Caballito, donde presentó su primer disco solista «Pubis Angelical/Yendo de la cama al living».

Afiche del recital de Charly García en 1982.

Respecto a ese recital, al cual ingresé colado junto a mi amigo Pablo González por una entrada lateral del estadio y luego por un agujero hecho en el alambrado que rodeaba a la cancha, Roque Di Pietro, autor del libro “Esta noche toca Charly”, afirmó:

Ese show es un hito, no solo para el rock de este país, sino para el espectáculo musical argentino en general. Charly levantó el estándar técnico de lo que se podía hacer en Argentina».

Ese día el verano había castigado a Buenos Aires con 38,5 grados, pero una tormenta antes del recital trajo alivio y se pudo gozar de una noche mágica.

La banda de Charly García era un seleccionado de artistas: Gustavo Bazterrica, en guitarra; Andrés Calamaro, en teclados; Willy Iturri, en batería; y Cachorro López, en bajo. Menos Iturri, todos eran miembros de Los Abuelos de La Nada. A ese seleccionado se le sumaron estas figuras en algunas canciones del show que duró más de dos horas: Mercedes Sosa, Nito Mestre, Pedro Aznar y León Gieco.

El recital de Ferro fue además muy especial por el contexto: Charly García cantó a fines de ese oscurísimo año 1982, donde la Argentina perdió la guerra por las islas Malvinas y la dictadura cívica-militar inició su alejamiento del poder.

Casi un año exacto después, volví a escuchar en vivo a Charly García pero en otro lugar, por otro disco, con otra banda y un contexto histórico muy distinto: el 17 de diciembre de 1983 presentó Clics Modernos en el estadio Luna Park. Apenas una semana antes, se había recuperado la democracia con la asunción del presidente Raúl Alfonsín.

Esa noche (la foto inicial de esta nota fue tomada en ese recital) y la siguiente, Charly García estuvo acompañado por la sólida base de Willy Iturri, Alfredo Toth y Pablo Guyot (sí, los integrantes de G.I.T.) Gonzo y Daniel Melingo, Fabiana Cantilo y un tal (?) Fito Páez, a cargo de las orquestaciones.

Luego de esa época de gracia de Charly García, me interesé por escuchar a otros músicos, como Litto Nebbia, Luis Alberto Spinetta o el propio Páez. Pero quien me quita lo escuchado y cantado gracias a Charly García. Por eso, ¡te agradezco por tus huellas en mi vida, Charly García!

PD: Al igual que Spinetta, Charly García es hincha de mi querido River Plate 😛

 

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

2 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: