50 años, 50 amigos: Lucas Delgado

A las 10.10 del 2 de mayo de 2015 entró al bar La Giralda Lucas Delgado, uno de mis 50 invitados para celebrar mis 50 años, una idea sobre la cual puedes leer más en esta nota.

Ese artículo está ilustrado con una fotografía que tomé en ese lugar. Las manos que aparecen detrás de las tazas con chocolate caliente y los churros, las marcas gastronómicas registradas de La Giralda, son las de este periodista de 27 años, el más joven de todos mis invitados.

El café estaba casi vacío. Llovía fuerte esa mañana otoñal y fresca, ideal para disfrutar durante algo más de tres horas de los churros con el chocolate caliente junto a este amigo.

Hijo de una psicóloga y un arquitecto, este maestro mayor de obra recibido en el colegio Huergo no se decidió por alguna de las carreras de sus padres y se inscribió en comunicación social de la Universidad de Buenos Aires.

En esa carrera, un estudiante, Pablo Comuzzi, le comentó sobre búsquedas de periodistas jóvenes en un diario digital de noticias tecnológicas, llamado Canal Ar.

En ese lugar comenzó a trabajar cubriendo conferencias de prensa donde nos conocimos hace unos siete años.

Lucas luce una mirada fresca desde unos ojos grandes debajo de una frente amplia y despejada de arrugas, una sonrisa contagiosa que invita a reírse y a mirar la vida con esperanza.

De hablar pausado y sin dudas ni vacilaciones, Lucas no honró esta vez nuestra costumbre compartida de potenciarnos y crear chistes malos… pero comprobé de nuevo que detrás de esa frescura propia de la edad hay una persona comprometida con sus afectos, que escucha y cuando se le pide da opinión y nunca retacea el abrazo y la compañía.

Con este guitarrista de su banda Camalote, compositor, fanático de la banda Divididos, creador del diario digital sobre educación y tecnologías de la información y la comunicación, hablamos de la música, del periodismo y de viajes, pasiones que compartimos y que se prolongaron luego en una caminata y un viaje en subte que me llevó al encuentro ese mismo día con otro de mis invitados.

Deja un comentario