Pablo Bedrossian: ¿cuál es tu saldo personal del confinamiento por la pandemia?

Las siguientes respuestas forman parte de la encuesta “Covid-19: ¿cuál es tu saldo personal del confinamiento?”. Más información sobre este sondeo aquí. 

-A ocho meses del inicio del confinamiento, ¿cómo llevaste este tiempo? Puedes responder con frases cortas o explayarte. Por ejemplo, desde un lacónico “Bien, sin grandes problemas” hasta una crónica de una página de extensión, con una evolución de tu experiencia desde el inicio a hoy.

-Muy bien. Aceptando el cambio desde el primer momento, reconvirtiéndome profesionalmente y muy unidos como familia.

-¿Cómo manejas ahora tu tiempo en el marco del aislamiento, en comparación a la era previa a la pandemia? ¿Adoptaste y consolidaste una nueva rutina que la mantendrías en la post pandemia? Si es así, te invito a describirla. Por ejemplo, realizar ejercicios de gimnasia a la mañana o una meditación espiritual.

-Todas las mañanas dedico tiempo a la lectura de la Biblia y oración (rutina que ya tenía desde antes pero ahora se facilita), aumenté la frecuencia de salidas a correr, la distancia y la velocidad y tuve más tiempo para invertir en mi blog. Me volví más productivo, incluso profesionalmente, pues es más sencillo dar consultorías, charlas y capacitaciones online que presenciales

-¿Cómo impactó el aislamiento en tu familia? Me refiero a tu relación con tu pareja, hijos, nietos, padres, abuelos u otros parientes cercanos. ¿Alguno de ellos dio positivo de coronavirus?

-Muy bien. Somos tres en Honduras, nos cuidamos y ninguno enfermó.

-¿Descubriste en este tiempo de aislamiento una película, libro, música, serie de TV, juego o videojuego, y que podrías recomendar?

-Libros: Muchos. Siempre combino cuatro tipos de libros: novelas, ensayos (que me hagan pensar aunque esté en las antípodas de los autores) y de contenido profesional. Los que más me gustaron:

  • Novelas: los dos volúmenes de “La muerte del comendador” de Haruki Murakami.
  • Ensayos: “Sapiens: de animales a dioses” de Yuval Harari, “El libro negro de la nueva izquierda” (Márquez y Lage). “Historia del Arte” (de Gombrich) y la relectura de “El hombre en busca de sentido” (Viktor Frankl)
  • Profesional: “Coaching” (Withmore)

Cine y TV: Muchos. Los que más me gustaron:

  • Películas: “La sombra de la ley” (española), “7500” (coproducción alemana, austriaca y norteamericana) por su lenguaje cinematográfico, “Vivir dos veces” (argentina) “Corazón loco” (argentina, para incomodidad de las feministas), “El Kiosco” (argentina, por su mensaje sobre valores, claramente contracultural en un país que se han perdido), “La pequeña Suiza” (española, para sonreír), “Contratiempo”, “Hogar”, y “El desconocido” (tres thrillers españoles)
  • Miniseries: Fauda (israelí, temporada 3) y Trotsky (rusa, más que por su contenido histórico por la psicología del líder político magníficamente interpretado por Konstantin Khabenskiy)

-¿Cómo afectó el aislamiento a tu trabajo? ¿Seguís hoy con el trabajo en forma remota? ¿Cambiaste de trabajo’ ¿Iniciaste uno nuevo?

-Tuvimos que reconvertirnos a digital. En marzo y abril mi trabajo cayó al 10% pero desde el primer momento diseñamos e implementamos una estrategia basada en servir a nuestros clientes en medio de la crisis aunque sea en forma gratuita. Teníamos tres propósitos: ayudar a nuestros clientes en los malos momentos, mantener el contacto frecuente y sembrar para el futuro. Preparamos tres charlas online gratuita, apoyados por una versión paga de Zoom: “Cómo manejar nuestras emociones en tiempo de coronavirus”, “Qué se espera de un líder en tiempo de crisis” y “Cómo hacer más valiosos su trabajo”. A partir de junio el trabajo comenzó a crecer y desde fines de junio estamos casi en los niveles de facturación prepandemia pero mediante trabajando online. Además los viernes por la tarde emitimos durante cuatro meses un programa por Facebook con invitados de lujo de Honduras (país donde residimos), México, Costa Rica y Argentina.

-¿Aprovechaste este tiempo de aislamiento para realizar alguna tarea o alcanzar una meta personal postergada? Si es así, ¿cuál fue? Por ejemplo, una copia de seguridad de la computadora, ordenar tu biblioteca.

-Escribir más, correr más y contactarme con algunos amigos por Zoom que hacía mucho que no veía.

-¿Aprovechaste este tiempo de aislamiento para crecer en tus capacidades físicas, mentales, espirituales, laborales, profesionales? Por ejemplo, un curso por Internet, finalizar una tesina.

-Sí; además de dedicar más tiempo a la oración, tomé varios webinars muy buenos, con temas que iban de criptomonedas a cultura empresarial japonesa. Además, algo que fue clave: retomé el contacto con mi comunidad de fe de Argentina (la Iglesia Presbiteriana San Andrés), me integré online a sus actividades que siempre son de crecimiento, fe y servicio y, además, pude participar muchos miércoles de las magistrales clases de arte de Julián León Camargo en el Espacio Cultural San Andrés.

-Durante el aislamiento, ¿desarrollaste o tuviste reacciones como ansiedad, aburrimiento, desánimo, depresión o rabia? ¿Cómo las enfrentaste y superaste o tratas hoy con ellas?

-No.

-¿Cuáles fueron las principales enseñanzas, ganancias y pérdidas que te deja este tiempo de confinamiento? Puedes incluir diferentes campos, como el personal, el bienestar físico y espiritual, el laboral, etc.

-Si la vida es lo que nos pasa, la actitud es lo que hacemos con ella. Uno puede elegir en que territorio habitar: si el país de las pérdidas o el de los beneficios (aprendizaje y crecimiento). Decidí buscar las oportunidades que el nuevo escenario brindaba. Desde luego, no fue fácil pero tampoco difícil, más bien requirió disciplina. Además, y lo digo porque tuve que postergar dos viajes importantes), confirmé que los sueños no mueren: solo se postergan.

-Espacio libre para que agregues aquello que no aparecía en el cuestionario y que consideras que vale la pena mencionar.

-Quizás en este tiempo la frase más influyente en mí ha sido un viejo refrán holandés” “cuando hay tormentas, algunos construyen refugios y otros construyen molinos”.

Pablo Bedrossian

Música gospel, amante de la naturaleza; viajero incansable, atleta y hombre de fe.

Puedes leer las respuestas del resto de los encuestados aquí. 

Deja un comentario