Skip to main content

Quick es una versión argentina del modelo de supermercado donde el consumidor puede realizar toda la experiencia de compra en forma 100% autónoma.

El mayor exponente global de este modelo es la cadena Amazon Go, del gigante tecnológico estadounidense Amazon.

Visité y realicé la experiencia de compra en uno de los locales de esta compañía argentina en Buenos Aires, donde ya tiene dos sucursales abiertas al público, además de un minimercado propio en un edificio de viviendas.

El fundador y director general ejecutivo de Quick, Marcos Acuña, quien tuvo experiencia previa en la gastronomía, la construcción y la publicidad, me explicó los orígenes de esta compañía:

«Durante la pandemia, me encontré encerrado junto a mi familia en un barrio cerrado en Brandsen (ciudad bonaerense a 83 kilómetros al sur de Buenos Aires) y me tocó ocuparme de las compras. Como no podíamos ingresar a ningún pueblo, día por medio recorría 60 km para ir a un supermercado en la Ruta 2. Tenía que esperar una hora para poder entrar por las colas que había para pagar. En esas esperas, pensaba todo el tiempo en cómo podía ser que casi no hubo avances respecto a los procesos de compra desde que tengo uso de razón. Así fue como comencé a pensar en cómo solucionar este problema».

Con una inversión inicial propia de 700 mil dólares, el empresario comenzó a armar un equipo formado hoy por 33 personas, en su mayoría ingenieros y programadores, para desarrollar la tecnología que necesitaría para hacer realidad su idea:

«Minimarkets cerca; en tu barrio, en tu edificio, en tu oficina, lugares a los que puedas entrar las 24 horas los 365 días del año, buscar lo que necesitas e irte sin hacer colas en las cajas para pagar».

Quick tiene dos locales abiertos al público en Buenos Aires: uno en Puerto Madero (Aimé Painé y Martha Salotti, enfrente del hotel Faena) y otro en el microcentro (Maipú 759).

También tiene previsto abrir uno en Palermo (Humboldt y Costa Rica). Están abiertos todos los días, incluso feriados, de 9.00 a 22.00.

Además, desde una lugar propio de 1.000 mts2, abastece los pedidos realizados a través de las plataformas Rappi y PedidosYa en el Microcentro, Recoleta y Puerto Madero.

También tiene un minimercado 100% autónomo dentro de un edificio: las Link Towers Puerto Madero, dos torres de 40 pisos, donde Quick tiene un espacio de 50m2 y una gran oferta de productos. Es el primer exponente de la principal apuesta de Quick.

Se trata de minimercados sin personal que se encuentren cerca de donde los consumidores residen, trabajan, estudian o se divierten. Por ejemplo, barrios cerrados, edificios residenciales, oficinas, empresas, gimnasios, oficinas de trabajo compartido, universidades, clínicas, etc.

El modelo de negocio de Quick requiere que haya un mínimo de 50 personas en estos lugares. Acuña ejemplificó con el siguiente caso: «»Imagínate que son las nueve de la noche, estás haciendo un asado, te quedaste sin carbón y te das cuenta de que no tenés aceite para la ensalada».

«Sin moverte de tu barrio cerrado o edificio, podes acercarte al Quick y hacer la compra en segundos a través de la aplicación que te permite escanear los códigos de barra de los productos, pagar e irte», detalló Acuña.

¿Cómo funciona la tecnología de Quick?

Una de las claves de Quick es una aplicación que permite a los consumidores el ingreso al local, escanear los códigos de barra de los productos, y pagar desde la misma aplicación con tarjetas de débito o crédito o Mercado Pago, y se retiren de la sucursal o el minimercado privado sin haber perdido tiempo en colas.

Para ello se utilizan sistemas de inteligencia artificial combinados con tecnología de visión computarizada que ayudan a optimizar y automatizar el control de las ventas, el stock y las reposiciones.

Por ejemplo, en el local de Puerto Madero, que visité y realicé la experiencia de compra, hay cámaras que analizan el comportamiento de compra de los clientes e informan a los programadores, quienes pueden mejoran el sistema con esos datos.

Más de 150 cámaras, inteligencia artificial, soluciones antivandálicas, reconocimiento facial y un sistema de analíticas son parte de la infraestructura tecnológica diseñada para brindar esta experiencia para los clientes de Quick, así como segura para el propio establecimiento.

Los desarrollos tecnológicos permiten desde el registro del recorrido de los clientes, la detección de mapas de calor para establecer patrones de conducta a la hora de la compra, la optimización de los tiempos de espera, y potenciar los productos que más necesitan comercializarse, además brindar la seguridad para evitar robos.

Puedes leer más sobre este tema en la nota propia que publiqué en iProfesional aquí.


Si te gustó o sirvió algo que publiqué, te ofrezco dos alternativas para agradecer y permitir la continuidad de mi trabajo en Bahía César, haciendo clic sobre ellas:

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: