¿Cómo vive Alejandro Vena el aislamiento por el coronavirus?

Las siguientes respuestas forman parte de la encuesta “¿Cómo vivís el aislamiento por el coronavirus?”. Más información sobre este sondeo aquí.

Al momento de responder este cuestionario, ¿cómo llevas el aislamiento dispuesto por el Estado ante la pandemia del coronavirus? Puedes responder con frases cortas o explayarte. Por ejemplo, desde un lacónico “Bien, sin grandes problemas” hasta una crónica de una página de extensión,

Hoy es el día 10 de este necesario aislamiento social. Si alguien nos hubiera dicho a principio de año que esto nos iba a suceder, lo hubiéramos mirado con cara de “y este qué le pasa”. Sin embargo acá estamos. En casa, con la familia, sin poder salir, y mirando cómo se suceden los acontecimientos. Gracias a Dios vivo en una casa con casi 40 metros de profundidad (las conocidas “casas chorizo”) en donde las seis personas que estamos tenemos nuestro espacio para estar juntos pero también para la soledad. Claro que extrañamos a los amigos, los familiares, y el sólo hecho de salir a caminar, o a trabajar, que en mi caso es una necesidad por ser autónomo. Pero, a pesar de todo lo negativo y contradictorio de esta situación, sé que vivimos un momento histórico y en donde es importante valorar y apreciar lo que tenemos (y no me refiero a lo material). Ser agradecidos y disfrutar a pleno cada día es un buen remedio en contra de la depresión y los pensamientos oscuros.

¿Cómo manejás tu tiempo en el marco del aislamiento? ¿Cambió tu rutina diaria? ¿Adoptaste una nueva rutina? Si es así, te invito a describirla. Por ejemplo, realizar ejercicios de gimnasia a la mañana o una meditación espiritual.

Mi rutina cambió radicalmente. En primer lugar no puedo salir a trabajar, y como mi actividad no puede hacerse de manera “virtual”, no puedo trabajar. Eso afecta de manera directa mi economía que, al no tener posibilidad de ahorro, hoy se encuentra en un “rojo” intenso, diría “saturado”. Pero sin embargo trato de ocupar mi tiempo realizando algunas tareas que la casa necesitaba y que la familia me lo pedía, como también realizando capacitaciones virtuales en una de mis pasiones que es la fotografía.

Renglón aparte para la tarea de ser un poco “profesor” de mi hijo menor que este año ingresó a primer año de la secundaria y que, a decir verdad, le escapa bastante a las tareas y actividades enviadas por el colegio. Todo un desafío para ambos, pero una responsabilidad a la que no le escapo.

¿Cómo impacta el aislamiento en tu familia? Me refiero a tu relación con tu pareja, hijos, nietos, padres, abuelos u otros parientes cercanos.

El coronavirus nos obligó a separarnos de nuestros semejantes, pero en mi caso, como en el de muchos, nos permitió estar más cerca de la familia. La vida cotidiana y sus urgencias de a poco nos iba llevando al individualismo, pero en estos días hemos vuelto a jugar juntos, a disfrutar de una película, a reírnos, a reflexionar juntos, y a poner nuestras miradas en lo verdaderamente importante. ¿Todo es rosas? Seguro que no. Pero eso es la vida, un jardín con espinas en donde debemos cuidarnos de no pincharnos, y aprender a disfrutar y admirar la belleza de esa flor.

¿Descubriste en este tiempo de aislamiento una película, libro, música, serie de TV, juego o videojuego, y que podrías recomendar?

Reconozco que no puedo decir un libro o una película que haya descubierto. Pero si de recomendaciones se trata, estoy terminando de leer “El regreso del hijo pródigo” del sacerdote holandés Henri Nouwen. Una investigación de la pintura de Rembrandt del mismo nombre y su análisis a la luz de la historia que cuenta la Biblia sobre la vuelta al hogar de un hijo que, después de malgastar toda su fortuna, reconoce que no hay mejor lugar para estar que en la casa de su padre.

¿Qué tecnologías de la comunicación usas para comunicarte con tus parientes y amigos? Por ejemplo, WhatsApp, llamadas desde un teléfono fijo, Skype.

En este punto tengo que decir “Bendita tecnología”. ¿Nos imaginamos lo que hubiera sido este aislamiento sin internet y todas sus posibilidades? Por mi parte sigo muy conectado con el equipo de producción del programa radial que sigo haciendo todos los sábados por la mañana, a través de whatsapp. Pero también uso las videollamadas que nos permite este servicio para comunicarme con los amigos, la familia, y Skype para las entrevistas periodísticas del programa. Y la plataforma gratuita Zoom para capacitaciones y alguna que otra charla grupal.

¿Aprovechas este tiempo de aislamiento para realizar alguna tarea o alcanzar una meta personal postergada? Si es así, ¿cuál es? Por ejemplo, hacer una copia de seguridad de la computadora, ordenar la biblioteca.

Amo las posibilidades que nos dan las TIC y, aunque no soy un nativo digital (curso mis 53 años), las utilizo desde los comienzos de internet y sigo actualizado y atento a los cambios y posibilidades que nos brindan.
En este sentido estoy “explotando” las posibilidades de capacitación que me brinda. Pero también me he tomado el tiempo, que nos sobra, para depurar mi archivo fotográfico, organizarlo de manera más profesional, tirar lo que no sirve y ocupa espacio en mi disco y armar estrategias de trabajo para cuando todo esto termine.

Y claro… hacer esas tareas del hogar a las cuáles les he escapado por bastante tiempo (un poco por lo atrapado que me tienen otros gustos), y que ahora, en plena cuarentena, no puedo dar la espalda esgrimiendo el sabido “no tengo tiempo”.

Desde que se inició el aislamiento, ¿desarrollaste o tuviste reacciones como ansiedad, aburrimiento, desánimo, depresión o rabia? ¿Cómo las enfrentaste y superaste?

Al principio de este cuestionario subrayé el hecho “histórico” que supone este momento. Pero también es cierto que la situación que nos atraviesa trae consigo preguntas, dudas sobre el futuro, y algunos temores. No puedo negar que miro hacia adelante y no sé cómo se van a poner en funcionamiento muchas de las cosas que esta pandemia ha paralizado. Pero trato de enfrentar este presente que nos toca vivir con fe, creyendo que nada es por casualidad, y primero, confiando en Dios, pero también creyendo que el hombre ha recibido de él toda la capacidad necesaria para encontrar una solución científica para combatir al virus. Para aburrirme, no tengo tiempo, y a la depresión o la rabia no quiero darles lugar, porque la vida es demasiada hermosa y tengo mucho por qué estar agradecido.

Alejandro Vena

Periodista por vocación. Programa Buenas Ideas (solidario), 6° Temporada,en Wox FM 88,3. Cristiano por convicción. Esposo y padre por amor. Voluntario en la Asociación Civil Fotopositiva.

Puedes leer las respuestas del resto de los encuestados aquí.

Un comentario sobre “¿Cómo vive Alejandro Vena el aislamiento por el coronavirus?”

  1. Pablo R. Bedrossian – San Pedro Sula, Honduras – Mi primer propósito es informar y formar. Este no es un blog para obtener seguidores sino para ser utilizado como consulta o referencia en temas muy diversos como historia, naturaleza, arte o fe. Mi segundo propósito es generar opinión. Este mundo necesita pensamiento y participación, no sólo seguimiento y observación. Es un llamado a ser protagonistas y no sólo testigos, actores y no sólo espectadores. Formación Profesional: * Médico Especialista en Cardiología * Máster en Administración y Marketing Estratégico * Máster en Dirección de Empresas (MBA)
    Pablo R. Bedrossian dice:

    Gracias por la recomendación de “El regreso del hijo pródigo” del sacerdote holandés Henri Nouwen. Lo voy a conseguir.

Deja un comentario