Skip to main content

C. René Padilla, quien falleció este 27 de abril de 2021 por un paro cardíaco, fue una de las personas que más influyó e inspiró en mi vida, por su testimonio de vida y enseñanza cristiana.

De talla menuda, este ecuatoriano, impactó como un gigante en la vida de miles de personas en todo el mundo, en especial en su amada América latina, por su prédica de un cristianismo con clivaje en la tierra.

Radicado desde hace medio siglo en la Argentina, René, como le decíamos aquellos que gozamos de su trato afable y cordial que emanaba de esos ojos pequeños y una sonrisa fresca, estuvo convaleciente en los últimos meses.

Esposo de la querida y recordada Catalina “Caty” Feser, fallecida en 2009, padre de la teóloga Ruth Padilla DeBorts, y Daniel, Margarita, Elisa y Sara, René Padilla fue teólogo, escritor, editor y pastor.

Estos títulos, que con frecuencia tienen connotaciones de grandilocuencia, sintetizan una vida fructífera, como detallaré más adelante.

Pero René Padilla fue mucho más que esos títulos. Desde que lo conocí en un retiro del Centro de Estudios Teológicos Interdisciplinarios (CETI) cerca de la ciudad de General Rodríguez, en el oeste del Gran Buenos Aires, a principios de la década del 80, René me trató de igual a igual, pese a los 32 años de diferencia que teníamos.

Los diálogos con René Padilla, en forma presencial, o por vía telefónica o por correo electrónico, enriquecieron mi vida, ampliando la visión del testimonio cristiano más allá de las cuatro paredes de un templo, con un claro compromiso social.

Cuando en 2004 me congregué con mi familia en la iglesia evangélica bautista de La Lucila, en el norte del Gran Buenos Aires, René Padilla, pastor de esa iglesia, aunque por sus labores ya no ejercía esa tarea, me recibió generosamente, sin preguntarme nada, con hospitalidad cristiana.

Retiros en la quinta de la Fundación Kairós, que construyó en la ciudad de General Pacheco, en el norte del Gran Buenos Aires, reuniones de la Sociedad Bíblica Argentina, entrevistas para el periódico El Puente, conferencias especiales de Kairós, fueron algunas de las instancias donde escuchar y dialogar con René transformaron mi vida.

La siguiente declaración de René en esta entrevista resume su visión cristiana:

La única misión que hace honor al nombre de Jesucristo es la misión en que se muestra una compasión real por el hombre integral, como persona y como miembro de una sociedad, en su aspecto personal y en su aspecto comunitario.  Yo creo que en América Latina por mucho tiempo hemos trabajado como si la gente no tuviera cuerpo, solo tuviera alma.  Hoy día las cosas están cambiando somos seres psicosomáticos y espirituales y por lo tanto la atención tiene que ser al hombre integral en la sociedad y en la comunidad.

Te invito a leer los comentarios en Facebook ante esta noticia, para mensurar la influencia de René en la vida de quienes lo conocieron:

La trayectoria de René Padilla

René Padilla fue un teólogo evangélico y misiónólogo ecuatoriano conocido por acuñar el término de la misión integral en la década de 1970 para articular la doble prioridad del cristianismo en la evangelización y el activismo social.

Nació en una familia pobre en Quito, Ecuador, en 1932. Debido a la Gran Depresión, su familia se mudaría cuando René Padilla tenía dos años a Colombia, donde se criaría.

Más tarde René Padilla obtendría una licenciatura en filosofía y una maestría en teología en Wheaton College, EEUU, antes de continuar para completar un doctorado en el Nuevo Testamento de la Universidad de Manchester, bajo F. F. Bruce.

Su educación y experiencias con InterVarsity Christian Fellowship subrayaron los fundamentos evangélicos de René Padilla y la prioridad que le daría al enfoque histórico-crítico de la hermenéutica.

En 1959, René Padilla fue nombrada secretario itinerante en América latina para la Confraternidad Internacional de Estudiantes Evangélicos.

En su trabajo con universidades de Venezuela, Colombia, Perú y Ecuador, René Padilla se enfrentaría a un contexto sociopolítico tenso.

Los estudiantes se sumergieron en los escritos marxistas y se enfrentaron a la posibilidad de una revolución.

Este sería el contexto que produjo no solo la teología de la liberación católica, sino que también desafió a René Padilla a desarrollar una nueva teología social evangélica que luego llamaría «misión integral».

René Padilla llevaría sus ideas al escenario mundial en la Conferencia de Lausana de 1974. Esto tendría un efecto significativo sobre la naturaleza del movimiento evangélico global y la creciente prioridad de los evangélicos tanto en la evangelización como en el activismo social.

En 1992, René Padilla recibió un título honorario de doctor en Divinidad de Wheaton College.

Fue secretario General de la Confraternidad Teológica Latinoamericana de 1983 a 1992 y miembro fundador de la Comunidad Kairós de Buenos Aires, en 1976.  Era presidente emérito de la Fundación Kairós y Director de Kairós Books.

La Fundación Kairós, bajo la cual funcionaba el CETI, es una agencia de servicio cristiano cuya razón de ser es facilitar la reflexión y la práctica de la misión integral por parte de las iglesias locales.

René Padilla falleció el mismo día del centenario del nacimiento de otro cristiano de enorme influencia, el británico John Stott, quien compartió con René muchas actividades en todo el mundo.

Por ejemplo, en enero de 1974 Stott y René Padilla realizaron institutos pastorales en México, Perú, Chile y Argentina. Fue la primera visita de Stott a América latina

Así lo despidió la fundación Kairós a René Padilla:

René Padilla acaba de fallecer.

Hoy, 27 de abril de 2021, es el día en que René, con su fresca sonrisa de siempre, se encuentra cara a cara con Jesús, a quien tanto amó.

Un deterioro físico prolongado. Una espera. Y hoy, un breve episodio cardíaco.

El joven humilde, dotado de una mente brillante, el discípulo fiel, el pensador atrevido, el papá, el esposo, el pastor, el teólogo, el predicador de justicia, el anciano maestro, se nos adelanta en esa nueva etapa que aquí desconocemos, pero que conoceremos.

Hoy comienza, para quienes lo hemos amado y escuchado, el desafío de continuar su tarea. Ser fieles a su ejemplo. Agradeciendo a Dios, que nos lo prestó por unos años. Y que esta tarde lo ha convocado. Para darle por fin el abrazo esperado.

Hasta pronto, querido René. Gracias, Dios, por su vida.

César Dergarabedian

César Dergarabedian

Soy periodista. Trabajo en medios de comunicación en Buenos Aires, Argentina, desde 1986. Especializado en tecnologías de la información y la comunicación. Analista en medios de comunicación social graduado en la Universidad del Salvador. Ganador de los premios Sadosky a la Inteligencia Argentina en las categorías de Investigación periodística y de Innovación Periodística, y del premio al Mejor Trabajo Periodístico en Seguridad Informática otorgado por la empresa ESET Latinoamérica. Coautor del libro "Historias de San Luis Digital" junto a Andrea Catalano.

One Comment

  • Dafne Plou dice:

    Muy bueno recordar a Padilla de este modo, con la marca e influencia que dejó en cada uno de nosotros/as y su visión de misión integral, comprometido con lo social que abrió una nueva perspectiva para muchos/as

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: