Archivo de la categoría: Música

12 sitios recomendados para “la noche de los museos” de Buenos Aires


Entre el 10 y el 11 de noviembre de 2018 se realizará la 15º edición de “La noche de los museos” de Buenos Aires, que contará con 280 museos y espacios culturales e instituciones, 30 más que el año pasado, donde se llevarán a cabo distintas actividades, con entrada libre y gratuita.

Seguir leyendo 12 sitios recomendados para “la noche de los museos” de Buenos Aires

Anuncios

El Movistar Fri Music celebró a Sumo en Buenos Aires


Las Pelotas fue la banda encargada de cerrar el festival Movistar Fri Music el 27 de octubre en Buenos Aires que celebró a Sumo.

Seguir leyendo El Movistar Fri Music celebró a Sumo en Buenos Aires

Con música de Chuck Berry, Movistar presenta su servicio de televisión interactiva


Movistar presentó su nuevo servicio de televisión interactiva junto a la agencia Dhélet Y&R, con dos avisos filmados por Landia, con música de Chuck Berry y locución de Martín Piroyansky.

Seguir leyendo Con música de Chuck Berry, Movistar presenta su servicio de televisión interactiva

Volver a Armenia: estampas de un día agitado


El séptimo día completo de mi viaje por Armenia, la nación de mis abuelos paternos que visito por primera vez, se inició temprano en Stepanakert, la capital de la República de Artsaj, donde había llegado el 3 de octubre con mi hija Agustina.

Elmira, la viuda de un combatiente de Artsaj que murió en la guerra entre Armenia y Azerbaiyán a fines del siglo pasado, y en cuya casa nos hospedamos, nos despidió con este desayuno a la usanza de esta región montañosa, más conocida como Nagorno Karabaj.

A las 9.30 salimos de Stepanakert a bordo de un taxi, que demoró dos horas en hacer unos 110 kilómetros por un camino sinuoso y en algunos tramos de cornisa hasta la ciudad armenia de Goris.

A pocos kilómetros de la frontera entre Artsaj y Armenia pasamos por el control de pasaportes.

Las banderas estaban a media asta por el duelo nacional en ambas repúblicas por la muerte del cantante Charles Aznavour, quien construyó en Stepanakert un hermoso centro cultural.

El taxi que nos llevó hasta Goris era uno de los centenares de Lada ruso que circulan por estos dos países.

En medio de las nubes que nos acompañaron en el viaje apareció este cartel de despedida de Artsaj.

Al fondo, un monumento justo en el límite entre las dos repúblicas.

En Goris cambiamos de automóvil. Como seguían la lluvia y la niebla cancelamos la visita al monasterio de Tatev y nos dirigimos hacia Ereván, la capital de Armenia.

En la ruta que tiene tráfico intenso, nos cruzamos con varios rodados de todo tipo, como estos:

También ómnibus y camiones procedentes de Irán.

Y camiones de transporte de forraje.

Pasando la mitad del camino entre Goris y Ereván apareció el monte Ararat (a la derecha).

Una vez llegados a Ereván, Agustina, excelente guía y organizadora del viaje, me llevó al museo del artista multifacético Sergei Paradjanov.

La escena es un detalle de una camisola de un sobreviente del genocidio armenio sobre la que intervino este artista.

Agustina me llevó luego a un barrio humilde, llamado Kond, que resiste en forma organizada la presión de inversores inmobiliarios que buscan desplazarlos de una de las zonas más cotizadas de Ereván.

Como en todo este viaje por Armenia y Artsaj, no sufrí ni observé ningún hecho de violencia o delincuencia. Es un país seguro.

Luego Agustina me llevó a la agradable mezquita azul de Ereván.

Antes de la cena pasamos por la plaza Aznavour, donde centenares de personas lo recordaban con serenidad y gratitud. La música de este artista es omnipresente en calles, vehículos, comercios, plazas, restaurantes, etc.

Ya en el hotel, la recepcionista se ganó todo mi aprecio al escribir bien mi apellido.

El día terminó con una rica cena armenia en Derian, un restaurante que eligió, sí, acertaste, Agustina.

Volver a Armenia: Agustina, historia y cristianismo


Mi tercer día completo en Armenia el 2 de octubre fue dedicado a la historia y el cristianismo, además del cumpleaños de mi hija Agustina, quien reside en Ereván, la capital de la nación de mis abuelos paternos, desde abril.

El cristianismo, al cual intento practicar con muchas fallas propias desde mi adolescencia, forma parte inescindible de Armenia, está en su ADN.

Los armenios y descendientes de armenios, como mi caso, destacamos con orgullo la condición de ser la primera nación que adoptó el cristianismo como religión oficial en la historia.

Alrededor del 95% de los armenios profesa el cristianismo.

El país tiene su propia iglesia, la Iglesia apostólica armenia; es la iglesia nacional más antigua del mundo, ya que en el año 301 se convirtió en la primera rama del cristianismo en convertirse en una religión de Estado.

Es habitual ver en los templos en Ereván a la mañana y a la tarde personas jóvenes, adultos y ancianos que concurren a rezar y/u orar.

A la mañana salí del hotel, que está situado en una cuadra de edificios de viviendas de estilo soviético, que son omnipresentes en Ereván.

Estos edificios no tienen entrada directa desde la calle, hay que atravesar un breve túnel que comunica con una red de calles internas adonde dan los ingresos a los departamentos.

Caminé hasta el museo Matenadaran, donde se encuentra el mayor depósito de manuscritos del mundo.

En el ingreso había un grupo musical armenio en plena producción de fotos.

El anciano esculpido atrás es Mesrob Mashtóts, quien en 405 después de Cristo creó el alfabeto armenio.

El museo es pequeño pero de una riqueza histórica incalculable, hay manuscritos de la época de Mashtóts hasta el siglo XIX.

Autofoto a la salida del museo, Agustina no me acompañó porque era el día de su cumpleaños y ya conocía el lugar.

La tapa del principal diario de Ereván fue dedicada a Charles Aznavour. Publiqué en mis perfiles en Facebook e Instagram fotografías y videos de homenajes populares de este genial cantante francés y gran actor de difusión de la causa armenia en el mundo, fallecido a los 94 años el 30 de septiembre. En todos los restaurantes suena su música desde el martes. Incluso, en las radios de géneros alejados al romántico de Aznavour cada una hora emitían una de las 1.200 canciones que grabó.

A la tarde fui con Agustina a Garni, donde se encuentra un templo del siglo I después de Cristo que replica al Partenón de Atenas, Grecia. Está a 32 km de Ereván.

Luego fuimos al monasterio de Geghard, a 7 km de Garni, una construcción arquitectónica única en Armenia, parcialmente excavada en la montaña adyacente, rodeada por acantilados. El monasterio, junto con el valle alto del río Azat, fueron incluidos por la Unesco en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

Mientras que la capilla principal fue construida en 1215, el complejo monástico fue fundado en el siglo IV por Gregorio el Iluminador en el lugar de un manantial sagrado en el interior de una caverna.

Luego regresamos a Ereván, donde Agustina celebró su cumpleaños con sus amigos. Yo se lo había agasajado el día anterior con una exquisita cena en el restaurante Lavash.

Quizás esta serie de relatos se interrumpa en los próximos días, cuando Agustina y yo viajaremos a Artsaj, una república que nació luego de la guerra entre Armenia y Azerbaiyán a fines del siglo XX. Posiblemente no tengamos buena conexión a Internet en una de las zonas más intrigantes del mundo: un país al que sólo reconocen como tal Armenia y algunas repúblicas separatistas de la ex Unión Soviética,y que aún está técnicamente en guerra, puesta en pausa por un armisticio que se quiebra por escaramuzas cada algunos meses.